Mariiina Ruiz Muñoz :D


Los Derechos Humanos han ido instaurándose a lo largo de la historia, podemos investigar algunos momentos y derechos adquiridos fundamentales:

La Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789)

Está redactada por la Asamblea Nacional Francesa, tiene un carácter universal, que defiende la igualdad de derechos de todos los seres humanos. Ello lleva a la abolición de la esclavitud en los territorios de soberanía francesa. Es el origen de las declaraciones modernas, aunque todavía le queda mucho por avanzar, puesto que excluye a las mujeres y otros muchos grupos sociales.

02-lopezperez.GIF



Realizado por: Maryna Márquez e Iván Herrera

Esta redactado Derecho a ser libres, abolición de la esclavitud humana Derecho al voto en la mujer Declaración Universal de los Derechos Humanos.



LA ABOLICIÓN DE LOS ESCLAVOS

Es indudable que la Iglesia y los grandes teólogos españoles habían influido en las Leyes de Indias españolas para que favorecieran el trato humano del esclavo. Les reconocían muchos derechos: los admitían a los sacramentos, ponían en sus manos la posibilidad de la manumisión, podían denunciar a sus amos, etc. Esta legislación, muy superior en defensa del esclavo que la francesa o la inglesa, estaba reconociendo, de hecho, que el esclavo era una persona, no una cosa. Naturalmente estos derechos españoles acabarán influyendo en Estados Unidos y Francia, en sus propias colonias y en las colonias que cambiaron de mano que, después de diiversos altercados, acabaron marcando el camino de la abolición. Un claro ejemplo fue Fray 1259757160_esclavos.jpgBartolomé de las Casas que promulgaba la defensa de los indios en las américas. El no estaba de acuerdo con lo que hacía Colón y sus hombres en estas tierras , porque eran crueldades y Bartolomé luchó hasta el final por los derechos de estas personas.

Una faceta fundamental de la acción de la Iglesia, en las misiones del siglo XVIII, fue su contribución decisiva a la abolición de la esclavitud. Como es sabido, desde los siglos XVI y XVII fueron cada más las voces que clamaban por ello. Autores como Alonso de Sandoval, Tomás de Mercado, Bartolomé Frías de Albornoz, etc., plantearon la necesidad de que el estado dejara de sostener la esclavitud. Un problema acuciante en América, especialmente en la zona del Caribe, donde los grandes ingenios de azúcar se hallaban explotados por un gran número de esclavos.